El Sistema Digestivo


El Sistema digestivo comienza en la boca y acaba en el ano tras recorrer diferentes órganos fundamentales de éste. En total mide once metros en un adulto de mediana altura. Su función consiste en convertir los alimentos orgánicos, mediante la fragmentación mecánica y a través de unas glándulas que segregan unos jugos que los atacan para mejorar la digestión, (jugos gástricos, jugos intestinales, pancreáticos, saliva, etc.) en elementos que puedan ser asimilados por las células a través de la sangre. Este aparato es de gran importancia para nuestro organismo ya que, tras haber ingerido todo el alimento necesario y haber realizado todos los procesos de digestión, es expulsado al exterior a través del ano en forma de excrementos después de haber cedido todo sus nutrientes a la sangre y ésta a las células.

Es decir, el sistema digestivo tiene como función principal, transformar los alimentos en sustancias simples (nutrientes) que puedan pasar a la sangre y ser asimiladas por las células del cuerpo.

Este sistema está formado por diferentes organos:

La boca


La boca es el primer órgano del sistema digestivo y, por lo tanto, también el de la digestión. En él se realizan dos procesos: la función mecánica o masticación, y la función química o insalivación en el que se ocupan consecutivamente los dientes y la lengua. La boca de los vertebrados se caracteriza principalmente por la presencia de los labios que bordean la entrada, los dientes y la lengua. En los seres humanos, la boca está formada por dos cavidades: la cavidad bucal, entre los labios y mejillas y el frontal de los dientes, y la cavidad oral, entre la parte interior de los dientes y la faringe. Las glándulas salivales vierten en la cavidad bucal y las demás glándulas salivales en la cavidad oral. El paladar es de hueso, es duro en la parte frontal y fibroso y más blando en la parte posterior.

Los dientes
Los dientes están formados por una sustancia todavía mas dura que la de los huesos y sirve para masticar el alimento. Se encuentran encajadas en la mandíbula, tanto la superior como la inferior, de manera que no se pueden ver enteros. El conjunto de todos los dientes es la dentadura. A lo largo de nuestra vida nos salen dos: la de leche y la definitiva. La de leche tiene 20 piezas y la definitiva de 32. Como parte del aparato digestivo, se encarga de cortar, desgarrar, y triturar el alimento que el hombre introduce en la boca para ser después atacado por la saliva que segregan las glándulas salivales. En el ser humano, además de en la masticación, los dientes se encargan de la articulación del lenguaje, actuando como punto de apoyo contra el que la lengua hace presión para emitir ciertos sonidos. Los dientes afectan también a las dimensiones y a la expresión de la cara. Dentro de los dientes se pueden ver tres tipos de dientes:
-Incisivos: Estos dientes son grandes, planos, y con un lado afilado que se usa para cortar los alimento. En total hay 8 incisivos, 4 en la mandíbula superior y 4 en la inferior.
-Caninos: Tienen forma de cono acabado en una punta afilada que sirve para desgarrar un alimento que es demasiado duro como la carne.
-Molares: Tienen cuatro extremos afilados que sirven para triturar el alimento que han cortado las incisivas o han desgarrado los caninos.

La lengua

La lengua está formada principalmente por músculos que permiten moverla con facilidad, y se extiende desde la parte posterior de la boca hacia los labios. La cara superior, los lados y la parte anterior de la cara inferior son libres y el resto está unido a la cavidad bucal. Contiene unas glándulas salivales que segregan saliva que ataca al alimento haciendo de él un bolo alimenticio que será transportado a través del esófago al estómago. La lengua empuja los alimentos contra los dientes y lleva los alimentos hacia la faringe y más tarde hacia el esófago. También contribuye, junto con los labios, los dientes y el paladar, a la articulación de palabras y sonidos. En el sentido del gusto, la lengua está recubierta por unas 10.000 papilas gustativas, que se agrupan en áreas sensibles a los sabores dulces, agrios, salados y amargos.

Las Glándulas Salivales
Las glándulas salivales desempeñan varias funciones: mantener constante la humedad en el epitelio de la boca, facilitar el paso de alimento mediante la lubricación con moco y realizar una digestión inicial del alimento que se ingiere. Las glándulas salivales están muy diversificadas y varían de una especie a otra.

En el hombre existen numerosas glándulas de pequeño tamaño dispersas por toda la mucosa bucal, en labios, lengua,... Estas glándulas están asociadas al tejido conjuntivo para captar los nutrientes que necesitan de los vasos sanguineos, presentan también conexiones con el propio sistema nervioso. Distinguiremos en el hombre tres pares de glándulas salivares: las parótidas situadas bajo el oido, las glándulas submaxilares que se localizan en la mandíbula inferior y las glándulas sublinguales bajo la lengua. Estas glándulas se encargan de producir saliva en determinados momentos respondiendo a una diferente gama de estímulos sensoriales: estímulos gustativos, olfativos e incluso estímulos psíquicos. Según el estado del individuo la composición de la saliva será variable.

En un estado fisiológico normal la saliva es un líquido incoloro, acuoso o mucoso. Compuesta basicamente por agua, contiene además diversas proteínas, enzimas, glucoproteínas, glúcidos y electrolitos. La enzima mayoritaria es la ptialina que interviene degradando inicialmente los glúcidos. La ptialina degrada el almidón y el glucógeno a maltosa. La mucina o mucus es otro elemento importante de la saliva. En la saliva también encontramos células plasmáticas como los linfocitos B al igual que células desprendidas del propio epitelio. Durante la predigestión se disuelven en la saliva sustancias que estimulan los receptores gustativos.

La Faringe




La faringe es un tubo musculoso situado en el cuello y cubierto de membrana mucosa que conecta la nariz y la boca con la tráquea y el esófago y por el que pasan tanto el aire como los alimentos. En el hombre adulto mide unos 13 cm y queda delante de la columna vertebral. Contiene las amígdalas y, en los niños, los ganglios adenoides. Como comienza de la parte posterior de la cavidad nasal, su extremo más alto se llama nasofaringe. La inferior u orofaringe (bucofaringe) ocupa la zona posterior de la boca.

La Epiglotis


La epiglotis es lo plano del cartílago que está detrás de la lengua y en frente de la entrada de la laringe. Cuando descansa, la epiglotis está hacia arriba y deja entrar aire a la laringe y hacia el resto del sistema respiratorio. Mientras se traga, la epiglotis se dobla hacia atrás para tapar la entrada a la laringe, evitando que la comida y la bebida pase a la tráquea. La garganta contiene tanto un pasaje para aire (tráquea) y una para alimentos (esófago). Si estos pasajes estuvieran abiertos al mismo tiempo cuando una persona traga, el aire entraría al estómago y la comida a los pulmones. Parte de la puerta de seguridad que sella la tráquea es la epiglotis, un cartílago parecido a una válvula que trabaja con la laringe para actuar como tapa cada vez que tragamos. La laringe se eleva hacia delante para cerrar la tráquea. Esto mantiene a los alimentos sólidos y líquidos fuera del tracto respiratorio. Al final de cada trago, la epiglotis se eleva de nuevo, la laringe regresa a su posición original y el flujo de aire hacia la tráquea continúa. La úvula (del latín para “uva pequeña”) es una pieza de carne de músculo, tejido y membrana mucosa que cuelga del paladar. Esta es la parte que se mueve hacia arriba cuando decimos “¡Ah!”. Se eleva y ayuda a cerrar los pasajes nasales cuando tragamos. Contrario a lo visto en las caricaturas, la úvula no vibra cuando se canta o se grita y, de hecho, no tiene nada que ver con la voz.

El Esófago




El esófago es un conducto músculo membranoso (un tubo muscular), ubicado en la parte media del tórax, que se extiende desde la faringe hasta el estómago. A través del esófago pasan los alimentos hasta el estómago.

Su función consiste en ser precisamente el conducto de unión entre la boca y el estómago y permitir que los alimentos lleguen a éste. Desde la parte superior hasta la porción donde el esófago se une con el estómago hay unos cuarenta centímetros. El esófago empieza en el cuello, atraviesa todo el tórax y pasa al abdomen a través del hiato esofágico del diafragma. Habitualmente es una cavidad virtual (es decir que sus paredes se encuentran unidas y sólo se abren cuando pasa el bolo alimenticio).

Esto ocurre gracias a una acción mecánica llamada movimientos peristálticos que son contracciones y dilataciones de los músculos de la pared del esófago, que amasan, mezclan y hacen avanzar el bolo alimenticio hacia el estómago.


El Estómago



El estómago es la parte más dilatada del sistema digestivo y el órgano principal de la digestión. Viene a ser como un saco de forma muy irregular, que aumenta o disminuye de tamaño según la cantidad del alimento que contiene. Este órgano posee dos aberturas: una que comunica con el esófago, por donde entran los alimentos, que se llama cardias, y otra de salida que los conduce a los intestinos, una vez digeridos, que se llama píloro.


Las paredes del estómago están formadas por cuatro capas. La segunda de ellas es muy musculosa, sirviendo sus contracciones para amasar el bolo alimenticio cuando se halla en el estómago, completando la acción mecánica y facilitando así su mezcla con los jugos digestivos.

La membrana interior es una membrana mucosa que, examinada a través de una lupa, presenta unos hoyitos, en el fondo de los cuales aparece un punto oscuro.

Este punto es la abertura de las glándulas gástricas, que segregan un liquido digestivo, claro y ácido, llamdo jugo gástrico. Los principales elementos constitutivos de éste son unos fermentos llamados ácido clorhídrico y las enzimas pepsina, gastrina y lipasa que ayudan a digerir los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas del alimento. Específicamente, la pepsina, secretada por las glándulas gástricas, fracciona las proteínas en fragmentos más pequeños.

Así, el estómago está surcado por un duro revestimiento de mucosa que lo protege de los jugos gástricos, de modo que no se digiera el estómago a sí mismo. A veces, una parte de este revestimiento se desgasta y los jugos digestivos irritan el revestimiento estomacal. Esta condición se conoce como úlcera y es algo común que puede afectar al estómago, la parte inferior del esófago o el duodeno.

El píloro controla el extremo inferior del estómago y es un esfínter que admite en el duodeno el alimento digerido, después de que lo hayan procesado convenientemente los jugos digestivos.

En el estómago se produce la absorción de agua, alcohol y de algunas sales minerales.

En general, después de permanecer en el estómago el tiempo necesario, los alimentos forman una papilla, llamada quimo, que pasará poco a poco al intestino delgado.

El Intestino Delgado



Situado en la cavidad abdominal, el intestino delgado es un tubo alargado y hueco con paredes más delgadas que las del estómago. Mide entre siete y nueve metros de largo, plegado varias veces. Se divide en tres partes: duodeno (la parte más cercana al estómago), yeyuno (la porción media) e íleon (el tramo final).

Al igual que el estómago, el intestino tiene músculos, los que al moverse hacen que los alimentos vayan avanzando. La pared interior del intestino delgado no es lisa, sino que presenta una gran cantidad de "pelitos" llamados vellosidades intestinales, las que están irrigadas internamente por pequeños vasos sanguíneos.

El páncreas produce el jugo pancreático y el hígado, la bilis. Estos dos jugos son vertidos al intestino delgado. La bilis ayuda a disolver las grasas, lo que facilita su asimilación. Mientras, el jugo pancreático, completa la digestión de las proteínas y los azúcares, proceso que comenzó en el estómago, junto al jugo intestinal, producido por las paredes del intestino delgado.

Una vez digeridos los alimentos, sus componentes deben pasar a la sangre para ser distribuidos a todos los órganos del cuerpo. El paso de los alimentos a la sangre, a través de las vellosidades intestinales, se llama absorción.




El Intestino Grueso


El intestino grueso, llamado también colon, se inicia a partir de la válvula ileocecal en un fondo de saco denominado ciego, punto de unión con el intestino delgado, y de donde sale el apéndice vermiforme. Desde el ciego describe una serie de curvas, formando un marco, para terminar en el recto y el ano.

Su longitud es variable, entre 120 y 160 centímetros, y su calibre disminuye progresivamente, siendo la porción más estrecha la región donde se une con el recto donde su diámetro no suele sobrepasar los tres centímetros, mientras que en el ciego es de seis o siete centímetros.

En el intestino grueso se diferencian varias porciones, entre ellas tenemos:

La primera porción que esta constituida por un saco ciego, situada inferior a la válvula ileocecal y que da origen al apéndice vermiforme.

La segunda porción es denominada como colon ascendente con una longitud de quince centímetros, para dar origen a la tercera porción que es el colon transverso, con una longitud media de cincuenta centímetros, originándose una cuarta porción que es el colon descendente con diez centímetros de longitud, por ultimo se diferencia el colon sigmoideo, recto y ano.

El recto es la parte terminal del tubo digestivo. Es la continuación del colon sigmoideo y termina abriéndose al exterior por el orificio anal.

El intestino grueso, o colon, es el último componente del sistema o aparato digestivo y realiza la fase terminal de la digestión.

El intestino grueso toma el alimento digerido (quimo) proveniente desde el intestino delgado y termina el proceso de absorción. Por lo tanto, la función principal del intestino grueso en el sistema digestivo es la concentración y almacenamiento de los desechos sólidos, convirtiendo el quimo en heces para ser excretadas.

Durante este proceso las células que recubren el colon reabsorben agua del quimo, cambiando su estado de líquido a sólido. Miles de millones de bacterias dentro del colon sintetizan sales que no han sido digeridas en su paso por el intestino delgado y las vitaminas K y B, así como gases hidrógeno, dióxido de carbono, sulfuro de hidrógeno y metano.

Segmentos musculares del intestino grueso, llamados haustros, empujan esta materia y la remueven dentro del intestino grueso con movimientos sucesivos, mezclándola por completo.

Al no ser defecadas las heces, cuando es necesario, el colon continua absorbiendo agua, volviéndolas duras y causando estreñimiento.

Por lo general, el alimento pasa más tiempo en el colon que en ningún otro sitio del tubo digestivo, este tiempo puede variar dependiendo del tipo de alimento y de cada persona. En el colon puede permanecer aproximadamente desde nueve horas hasta varios días.

El Recto y el Ano

El recto es el último tramo del tubo digestivo, situado inmediatamente después del colon sigmoide. El recto recibe los materiales de desecho que quedan después de todo el proceso de la digestión de los alimentos, constituyendo las heces fecales. El recto es la parte final del intestino grueso y tiene una longitud de 15 cm, cuando el recto está lleno, la presión intrarrectal empuja a las paredes del canal anal, el recto se acorta y las ondas peristálticas propulsan las heces fecales hacia el ano, los esfínteres interno y externo se abren por los músculos del suelo pélvico, permitiendo la salida de los excrementos al exterior.

A continuación te invito a ver los siguientes videos que de seguro te ayudaran a comprender mejor como funciona nuestro maravilloso sistema digestivo... ¡Cooooorre video!

EL SISTEMA DIGESTIVO





PROCESO DIGESTIVO (LA DIGESTION)

8 comentarios:

  1. Muy buena publicacion... gracias a uds. aprendi cosas que ni sabia xD.

    SIGAN HACIENDO PUBLICACIONES BUENAS!! :)

    ResponderEliminar
  2. Tu blog me ha ayudado mucho al resolver mis dudas. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por sus comentarios, es un gusto saber que la información de éste sitio haya sido de utilidad, hasta la próxima, Bye!!

    ResponderEliminar
  4. Muito interessante este texto, como somos pessoas ostomizadas ,isto nos dá uma informação de grande esclarecimento. Parabens

    ResponderEliminar
  5. yo sufro del colon y este texto es muy interesante y salir de mis dudas ,,,,,,,,,

    ResponderEliminar
  6. gracias x la informacion me sirvio de mucha ayuda....pablo:es el mejor maestro.

    ResponderEliminar
  7. hola profe. pablo que es la ptialina

    ResponderEliminar